[VÍDEO].Que Opinaban Los Lideres Del PP Sobre Su Corrupto Insignia Rodrigo Rato.

Esto es lo que decía el PP sobre su corrupto insignia Rodrigo Rato… Increíble pero cierto:







Todo empezó desde la salida a la luz pública el ‘caso Bankia’, a Rodrigo Rato se le ha vinculado con varios escándalos de corrupción de carácter grave. Pero cuando era titular del Ministerio de Economía, los miembros y lideres del Partido Popular sólo le dirigían halagos en cualquier acto o mitin de partido.

¿Qué pensaran en estos momentos de su buque insignia?… La inmoralidad del Sr. Rodrigo Rato no tiene límites:

Resulta difícil encontrar un cotejo en la política española, inclusive en la europea, de un administrador que acumule tanto poder tal Rodrigo Rato y que luego acabe dilapidando todo su crédito político y moral por el sumidero de la inmoralidad. Momento fue ministro de Economía y vicepresidente del Dirección, y luego administrador jefe del Fondo Monetario Intercional (FMI), un cargo con rango de director de Estado. Fue el rasgos del milagro económico del mandato de José María Aznar. Y, con independencia de otras consideraciones sobre la gestión económica de aquella fase, lo cierto es que su actuación ha quedado hecha menudencia por el indecente estilo de quien abusó de su posición para su dividendo personal.

Las últimas revelaciones publicadas en El MUNDO acreditan la falta de escrúpulos de quien un jornada aspiró a tomar el relevo de Aznar al frente del Pp y del Gobierno. Rato no incurrió en irregularidades detrás haber abandonado sus responsabilidades políticas. Siendo ministro, escondía ya descosido millonesoffshore. Conforme el último informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, el ex vicepresidente blanqueó capitales y pagó con dinero ilegal préstamos de bancos.

Transifirió los fondos desde paraísos fiscales en trío operaciones en dos mil un y dos mil tres La Guardia Civil cree que cinco empresas de la linaje Lapso facturaron 82 millones de euros dentro mil novecientos noventa y ocho y dos mil cuatro a nueve compañías que él privatizó cuando ejercía el cargo de vicepresidente. En concreto, treinta y un de estos ochenta y dos millones fueron abonados de por medio 2004 y 2007, en el momento que Santiamén era consejero del Fmi.

Y, de hecho, la salida de Santiamén de este organismo se produjo solo dos días después de que la auditora externa del Fondo le interrogase por sus empresas en paraísos fiscales para operaciones de enyesamiento. Este hecho explica, diez años luego, por qué el ex gobernador del Pp tuvo que salir de forma abrupta del Fmi, un movimiento que erosionó gravamente la imagen de España en el exterior. E

l proceder de Lapso sólo puede calificarse de despreciable. Porque si actualmente es grave que cualquier cargo público caiga en prácticas ilícitas y reprobables, aún es más mordaz en quien ejerció responsabilidades tan elevadas. Y sólo desde la desvergüenza absoluta o desde una efecto de exención cerca de entender que Santiamén no tuviera complejos en blanquear parte de su fortuna utilizando el correo electrónico del Fmi o que repatriara más de cuatro millones de euros mediante una empresa de Panamá en el momento que todavía era vicepresidente, tal tal ha despierto este periódico. Incluso llegó a ordenar desde su despacho ministerial a empresas controladas por el Estado que contrataran con sus sociedades familiares, lo que certifica la semblante moral del referido.

Cabe subrayar que, en la hombre del ex ministro de Economía, confluyen tanto las sombras de corrupción en sus negocios particulares -Hacienda actualmente detectó anomalías en dos regularizaciones de Rato- a modo las irregularidades que salpican su gestión en el medio público. El PP le confió la Cabecera de Bankia cuando aún no era un personaje caído en desgracia. Carente incautación, fue condenado por la Audiencia Nacional a cuatro años y medio de cárcel por un perjurio de absorción indebida en el lance de las tarjetas black y está siendo investigado por su responsabilidad en la salida fraudulenta de Bankia a Bolsa.

Con relación a las tarjetas opacas, un pillaje en el que directivos y consejeros de la entidad gastaron fraudulentamente 12,5 millones de euros de por medio dos mil tres y 2012, la Audiencia sentenció que Momento “extendió la práctica a su favor”. Rato se benefició de estancias en hoteles de cinco estrellas y de la obtención de artículos de boato. Por ajeno lado, y bien que la entidad hoy ha devuelto el dinero de la salida a Mochila a los accionistas minoritarios, lo cierto es que el ex cabecilla de Bankia consintió la manipulación en su tesorería, igual como prueban los informes de los inspectores.




El descalabro de su gestión -y la de Blesa- no le salió gratis a los ciudadanos, actualmente que el Estado tuvo que inyectar veintitres millones de euros de dinero público para reconquistar a Bankia. Todo ello conforma el dibujo de un hombre que no conoce la moral y que ha preferido cavar su ascendiente aunque a lance de herir igualmente la ocupación económica del partido que le encumbró al primer antigüedad de la política nacional e universal.

La Justicia débito examinar a fondo el origen del patrimonio de Periquete, que en modo cierto se corresponde con las retribuciones percibidas durante su trayectoria política y financiera. Pero, al margen de la acción de los tribunales, de lo que ahora no caben dudas es del oneroso proceder de un cabecilla convertido en abreviación de la falta de principios. Es difícil caer más bajo que Rodrigo Rato.

Muchas gracias por su atención, esperamos que haya sido de su agrado este artículo de información política española y reciba un cordial saludo desde esta humilde web.

 

(Visited 441 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *